×

Aviso

JW_PLG_SIG_NOTICE_02

Jubileo: 59 años sembrando valores de Justicia y Paz en el Amor

En uno de los hermosos parajes de Alemania meridional, se extiende un pintoresco valle en el que serpentean las cristalinas aguas del Iller, después de descender las laderas de los Alpes y recorrer cantando la extensa campiña; allí, desde lo alto de una colina, el conjunto arquitectónico de un convento domina el paisaje, envolviéndolo en un ambiente de paz, de silencio, de misterio...De día, al ser acariciados por los rayos del sol, los muros conventuales destacan sus colores claros sobre el fondo verde oscuro de los bosques vecinos y por la noche, proyectan en el espacio su enorme silueta bañada por la tenue luz de la luna.

Al pasar por la arboleda que conduce a los jardines del convento, el transeúnte se siente instintivamente atraído por la estatua de la “Inmaculada” que, desde las alturas de su nicho, en la fachada de la Iglesia, saluda cariñosa y acogedora.

A sus pies, un epitafio señala el lugar en que descansan los restos mortales del Padre Faustino Mauricio Mennel; y a pocos pasos de distancia, se levanta un singular monumento a la memoria de aquel abnegado sacerdote, Padre y Fundador de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción de María de Bonlanden. En 1854, el padre Mennel inició la magnífica obra que florecería pródigamente como lo demuestra el aspecto actual de su desarrollo. El Siervo de Dios levantó paulatinamente, durante toda una vida de abnegación y trabajo, aquella construcción gigantesca, comenzando con el instituto para la educación de la juventud femenina, lo que había de constituir el fin primordial de la Congregación que tuviera su cuna en Bonlanden.

Un siglo y medio han transcurrido desde los días de la fundación y la simiente fecunda regada por el sudor que brotara de la frente de aquel ardoroso apóstol, ha extendido sus ramas bienhechoras y hoy nosotros formamos parte de una de ellas.

Como deber de gratitud dedicamos nuestro proyecto específico del año 2013 a aquellas que extendieron esta obra del Padre Faustino hasta nuestra ciudad de Asunción. (año 1959)

"59 años sembrado valores de Paz y Justicia en el Amor"

Conociendo nuestras raíces aprendemos a amar y valorar el heroísmo, la perseverancia y fecundidad de todo lo realizado con esfuerzo para la promoción del hombre.

A fines del año 1958, un pequeño núcleo de Religiosas fue enviado por la Casa Provincial de la Argentina a la capital del Paraguay donde instalaron en el barrio de Villa Morra un establecimiento Educativo que fue solemnemente inaugurado el 1 de marzo de 1959. Este hecho produjo singular alegría entre las familias del populoso barrio metropolitano en el que estaba ubicado, quienes se apresuraron a demostrar la alegría que despertaba esta obra en dicho lugar.

Al día siguiente, el Colegio sobriamente engalanado abría sus puertas a numerosos niños de la ciudad inscriptos en los grados inferiores.

No respondiendo el edificio del antiguo club (Solar Guaraní) a las necesidades propias de una escuela, la Congregación se ha visto obligada a levantar una nueva construcción que sería inaugurada en 1961 permitiendo con el correr de los años el funcionamiento de todos los grados.

En 1963 a solo 4 años de su afanoso y humilde inicio, completó el Ciclo Primario y habilitó más tarde el Ciclo Secundario.

En la década del 1970 se habilitó un espacio (aula), con profesores capacitados para alumnos con necesidades especiales (Síndrome de Down) Creando el ambiente adecuado. previa concienciación, para compartir con los demás alumnos en horas de recreo y otras.

En la misma época, en trabajo conjunto con los padres oblatos de María, Misioneros del Chaco, el Colegio, albergó a un grupo de mujeres nativas para ofrecerles una educación académica, obteniendo las mismas el título de Bachiller en Ciencias y Letras, lo que les permitió extender sus experiencias al Chaco.

En la actualidad, el Colegio cuenta con tres Niveles; Educación Inicial Educación Escolar Básica y el Nivel Medio con los Bachilleres Científicos en Ciencias Básicas y Ciencias Sociales y el Bachillerato Técnico en Administración de Negocios.

Ha quedado la huella emprendida por las religiosas, alumnos y profesores en el Barrio Santa Rosa de Santísima Trinidad, haciendo crecer la escuela y la comunidad con el trabajo personal mediante la planificación y ejecución de Proyectos Comunitarios, utilizando los días de descanso, sábados y domingos, para enseñarles a mejorar el ambiente con el esfuerzo compartido, creando fuentes de trabajo, descubriendo habilidades propias de cada uno de ellos: esto se inició a partir del año 1983. La acción que se realiza en la Comunidad citada, es utilizada en las diversas disciplinas, de manera a hacer un aprendizaje mas significativo.

El Colegio cuenta con una Casa de Retiros, "San Damián", fundada en el año 1980, que además es compartido su uso con otras escuelas que soliciten. Juntamente con la Unión de Padres , se ha habilitado un Polideportivo para prácticas deportivas y recreaciones.

Cabe destacar que a partir del año 2002,se ha inaugurado una dorada página dentro de la historia de este Centro de Enseñanza, con la fundación de la Academia Literaria “Herib Campos Cervera”, para que a través de la lectura de textos se transmitan valores y se haga así realidad el Proyecto de Justicia y Paz en el Amor.

"Al cumplir los 59 años de vida institucional, pedimos al Señor que honremos al Padre Fundador, a las Hermanas que iniciaron esta obra y a las están con nosotros, poniendo esfuerzo en nuestra labor diaria, para que el Colegio Santa Clara siga siendo el faro que ilumine la ruta del bien a la niñez y juventud paraguaya".

{gallery}Historia{/gallery}

Click here - fbetting view betfair bonus

Entrar o Registrate

Iniciar con Facebook

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?